03dic
2014
0
Apego

Apego

El apego es el vínculo emocional que desarrolla el niño con sus padres (y/o cuidadores) y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad. La tesis fundamental de la Teoría del Apego es que el estado de seguridad, ansiedad o temor de un niño es determinado en gran medida por la accesibilidad y capacidad de respuesta de su principal figura de afecto (persona con que se establece el vínculo).
El bebé –según la teoría del apego del psicólogo John Bowlby – nace con un repertorio de conductas las cuales tienen como finalidad producir respuestas en los padres: la succión, las sonrisas reflejas, el balbuceo, la necesidad de ser acunado y el llanto, no son más que estrategias por decirlo de alguna manera del bebé para vincularse con sus papás. Con este repertorio los bebés buscan mantener la proximidad con la figura de apego, resistirse a la separación, protestar si se lleva a cabo (ansiedad de separación), y utilizar la figura de apego como base de seguridad desde la que explora el mundo.

El principal vínculo y el más persistente de todos es habitualmente el que se establece entre la madre y el niño, y se consolida como un vinculo afectivo cuando existe un amor reciproco entre el recién nacido y su madre. Este vínculo será la base sobre la cual se desarrollaran los demás vínculos que establecerá el ser humano con las demás personas a lo largo de vida.
Es muy importante para los niños desarrollar la capacidad de vincularse afectivamente a otras personas. Los vínculos afectivos enriquecen la vida de los niños, a la vez que crean un modelo para sus futuras relaciones sociales.
El sentirse vinculados afectiva o emocionalmente a otras personas proporciona seguridad y estabilidad a los niños. Los niños que no desarrollan esta capacidad presentan, por lo general, una mayor vulnerabilidad al estrés.

El apego seguro se relaciona con la inteligencia, el rendimiento académico, la autoestima, el comportamiento prosocial, la expresión de emociones positivas, la habilidad para la solución de conflictos, el establecimiento y mantenimiento de amistades, la conducta escolar, la calidad de la futura relación de pareja que establezca,.. El apego inseguro se relaciona con problemas como la ansiedad, depresión, retraimiento social, conductas agresivas,…
“Un niño que sabe que su figura de apego es accesible y sensible a sus demandas les da un fuerte y penetrante sentimiento de seguridad, y la alimenta a valorar y continuar la relación” (John Bowlby).